Seleccionar página

ENAMORA-2

#1. La gente te quiere, pero no tanto.

Vamos a ver. Todos queremos hacer promoción de lo bien que trabajamos, de qué bonito nos ha salido el último post… Y no nos vamos a engañar: todos queremos ganar algún que otro eurillo. Pero no por ello tienes que aburrir a tu comunidad con contenidos única y exclusivamente tuyos.

Una periodicidad interesante para postear contenidos propios en las páginas de Facebook puede ser uno o dos contenidos semanales. El resto de contenidos que compartas intenta que sean enriquecedores para tus seguidores, pero que no sean no tuyos. Dejemos de mirarnos el ombligo, por favor.

#2. ¿Sabes qué quiere tu público?

¿Acaso la regla número uno no es “analiza a tu público objetivo”? Bueno, pues vamos a llevarlo a cabo, que si es el primer paso de cualquier estrategia será por algo.

Comprueba qué publicaciones han gustado más, cuáles nada; si has recibido “me gustas” o se han compartido las publicaciones; el rango de edad de tus seguidores…

#3. Esto no me gusta, así que lo borro

¡ERROR! A nadie le gusta recibir comentarios o críticas negativas, y menos aquellas que puede leer todo el mundo. Lo que pasa es que si borras el comentario de alguien no especialmente contento, es probable que se enfade aún más. Lo mejor en estos casos es responder al usuario de la mejor manera posible, poniéndonos en su lugar e intentando entender su posible descontento. Si aun así persiste con sus negativas o incluso se pone “faltón”, lo mejor es derivarle a solucionar el problema de forma privada (tampoco hay que “ensuciar” demasiado el muro con un usuario que quiera llamar la atención”). Si después de estos intentos (y mucha paciencia) no entra en razón, lo mejor será eliminar o bloquear al usuario.

Sobretodo, aunque en un principio te sientas atacado y lo que más te apetezca sea gritarle “¡CÁLLATE YA!”…¡Respira! Ármate de paciencia y respira hondo, cuenta hasta 10 si fuera necesario y respóndele después de unos minutos.

#4. No poner imágenes de calidad

Hoy en día ya no hace falta ser diseñador para crear imágenes de calidad, así que por favor, solamente utilicemos imágenes que se vean bien y de forma clara.

Para ello, si no eres un erudito del diseño, puedes utilizar Canva, por ejemplo. Si lo que quieres es hacer infografías te aconsejo Easel.ly y PicktoChart.

#5. Imágenes con el tamaño equivocado

Antes de cambiar la foto de perfil y la de portada asegúrate de que los píxeles son los que encajan en Facebook. Para que no lo busques ahora, te digo que la imagen de perfil mide 180x180px y la imagen de portada 851x315px.

En Canva puedes elegir el tamaño personalizado de las imágenes que vayas a crear, así que ya sabes. De lo contrario, las imágenes que subas aparecerán cortadas y, aparte de que no obtendrás un resultado profesional, puedes estar perdiendo información que quieres que vea el usuario.

#6. No contestar a los mensajes privados

Y pensarás: “¡Pero si no lo ve nadie!”. Bueno, pues lo ves tú. Aunque los mensajes de los seguidores sean de forma privada también hay que contestarles en tiempo, con honestidad y siendo amables.

Quedaría bastante hipócrita una empresa que sea la más agradable del mundo con aquello que el público ve, pero que se lava las manos cuando sus seguidores se ponen en contacto de forma privada.

Además, tarde o temprano terminaría saliendo la mala gestión del cliente a nivel interno. Mantén la imagen de profesionalidad tanto de puertas para dentro como para fuera.

Y tú, ¿qué otros errores has identificado que no se deben cometer en una página de Facebook? Cuéntamelo en un comentario y debatimos 🙂

También te puede interesar: