Seleccionar página

a little bit swirly

Si quieres que tu público objetivo te lea, piensa en él cuando escribes. Aquí te muestro 5 consejos básicos que debes interiorizar antes de ponerte a escribir.

#1. Escribir párrafos demasiado largos

La mayoría de los lectores de la web no tienen ni tiempo ni paciencia para leerse artículos que, aunque a priori les pueden interesar, pero no le dedican tiempo.

Podríamos dividir a los usuarios en dos categorías: los metódicos, que leen todo el artículo de arriba abajo, y los escaneadores, que simplemente echan un ojo por encima.

Y si no queremos perder a los usuarios escaneadores debemos evitar escribir párrafos muy largos y densos. Debemos aportar la información justa, pero dando respuestas a lo que los usuarios buscan.

Si eres de los que escribe párrafos enormes aquí tienes la solución: ¿Ves en tu teclado la tecla que se llama “Enter”? Solamente hay que pulsarla de vez en cuando ;).

#2. Demasiados tecnicismos

Cada día, y más en el ámbito del social media, hay muchísimas palabrejas (casi todas en inglés) que van naciendo nuevas cada día: inbound, engagement,  feedback, leads

De vez en cuando no está mal que utilices alguno de estos términos, ya que pueden denotar profesionalidad y conocimiento del tema del que se habla.

Sin embargo, nunca debes olvidar quién es tu público objetivo y pensar si ellos van a entender lo que estás escribiendo o por el contrario les va a sonar a chino.

Por tanto, antes de lanzarte con tanto anglicismo (que sí, que es muy cool) piensa en quién te va a leer.

#3. La historia de nunca acabar

Ya sabemos que no todos los usuarios van a leer nuestros post hasta el final. Por tanto, ¿por qué no decirles en el primer párrafo qué van a encontrar en este post?

De esta forma, garantizamos que a quien no le interese se marchará, y quien tenga interés se quedará y probablemente lea tu artículo entero.

Para ello, se utiliza la milenaria fórmula de la pirámide invertida. Se utiliza siempre en periodismo, pero se aplica igual para la web. Utilizar esta estructura significa comenzar el texto con la información más importante y después ir entregando más en orden decreciente de importancia.

En el primer párrafo tienes que responderte siempre a la siguiente pregunta: ¿Qué beneficio va a obtener mi público objetivo al leer este post?

En mi caso, 3 consejos básicos para escribir para la web.

#4. No divagues mucho, sé directo

Aunque esto pasa más en los artículos de opinión, también sucede en los textos informativos.

Cuando no escribes claramente qué estás pensando, los lectores se vuelven locos buscando por el texto las dos o tres ideas clave que les quieres transmitir. Y esto suele pasar en textos llenos de letras pero vacías de contenido.

No esperes que el lector adivine lo que quieres decir, porque no va a dedicarle ni un solo minuto a tu blog. Sé directo, ve al grano y expón claramente las 3 o 4 ideas que deben quedar claras al leerte.

#5. ¡Pónselo bonito!

¿Hay algo más aburrido que leer un texto en bloque liso, sin nada que llame la atención? Haz que al lector le guste lo que lee, pero que también le guste lo que está viendo. Por ejemplo:

  • Utilizando negritas
  • Agregando alguna imagen explicativa
  • Añadiendo algún enlace
  • Dividiendo el texto con títulos y subtítulos
  • O también puedes crear listas, como esta

Estos elementos ayudarán a romper a uniformidad del texto, dándole dinamismo y energía.

¿Qué pautas sigues tú al escribir un artículo? Cuéntamelas en un comentario, que compartir es vivir 🙂